miércoles, 13 de junio de 2007

¡La despedida!

…las despedidas nunca son el momento en que uno le hace entender al otro de que algo se a acabado; sino el tiempo después… cuando uno tiene que quitarse de la cabeza a ese otro que se le introdujo, generalmente sin permiso, en la vida. Es lo que pasa cuando alguien deja de fumar, que de pronto tiene que volver a aprenderlo todo, porque esta acostumbrado a que cada comportamiento se inspire en el momento de encender el cigarrillo, de dar una calada, para sentir como se le llenan los pulmones de humo, y luego expulsarlo más limpio, puesto que parte de esa nicotina y de ese alquitrán han quedado en el interior pudriéndose...
Yo aún no he dejado de fumar.