jueves, 9 de agosto de 2007

Zharey

La comarca de Liones se extendía a lo largo de un amplio territorio en la región de Verdelar, una región productiva, aunque rodeada de montañas, lo que le hacia de difícil acceso.

Liones era la comarca más rica de todas las que existían en la región. Estaba dividida por un gran lago.

Al lado derecho del lago habitaban los elfos y las hadas, de hecho, en dicho lago vivía el hada del agua, cuyo nombre.....bueno su nombre ahora carece de importancia. Al otro lado del lago había un bosque de gran espesor, su maleza, árboles y arbustos, le hacían de difícil caminar, era oscuro, tanto de día como de noche, era tal su espesor que ni la luz del día ni la de la noche entraban en aquel bosque, pero aun siendo oscuro y sombrío en el mismo centro de el había un pequeño jardín cuajado de todo tipo de flores preciosas, desde rosas hasta tulipanes pasando por azucenas y azahares, parecía mentira que en un lugar tan oscuro en donde solo había oscuridad pudiese haber algo tan hermoso como ese lugar. En ese bosque habitaban algunos lobos....bueno mejor dicho licos o licántropos como se les quiera llamar, así que el que se adentrara en el ya sabia a lo que se exponía.

Al otro lado del bosque había una gran ciudad, en ella habitaban tanto humanos como toda clase de vampiros, unos mas violentos que otros tanto de un bando como del otro, pero había una especie de paz tensa entre ambos y todos pensaban que el día menos pensado estallaría lo inevitable pero hasta ahora ese hilo fino aun no se había terminado de romper y aguantaba, lo malo era, que si la guerra estallaba involucraría a todos sus habitantes sin excepción. Y el hilo se iba a romper justamente esa noche por un hecho que a primera vista podría pensarse sin la mayor importancia pero a la larga iba a prender la mecha de algo mucho mayor.