domingo, 27 de enero de 2008

La tristeza

Una vez me imagine que la vida tendría muchos niveles de tristeza, desde la mas
absurda hasta la mas cruel y no se en que nivel me encuentro porque a veces siento estar
en ese pozo muy profundo y tu llanto se fusiona con el agua fría que ahí guarda.

Es como soltar el llanto y que tus ojos te impidan brotar lágrimas y sentir esa
desesperación de saber que ninguno de tus esfuerzos lograra sacarlas y que la vida te
pondrá cada obstáculo para intentar hundirte mas y mas en ese pozo con olor a olvido y
muerte, en ese pozo donde tu grito es el sonido mas mudo que puede existir, en ese
pozo donde tus deseos son dibujos de un niño jugando llamado destino. Aquí en un
campo negro donde el pasto crece con espinas y las rosas con cuchillos, aquí donde las
cuevas son fosas y donde la muerte ronda en busca de corazones fallidos en el amor,
aquí donde la sangre brota como agua de manantial y fluye como río, aquí ya no es aquí.

Este lugar donde floreaban rosas, donde la vida se daba donde sea, aquí donde la
felicidad era infinita, donde las cuevas eran iglesias, en este lugar tenias que llegar!!,
esto desapareció por el simple hecho de que no eres nada, por el simple hecho de que
todo lo que traías en tu corazón infecto este paraíso, por el simple hecho de que tu
miserable vida no es mas que la pluma con la que dibuja un perro llamado dolor, y eso
que llamas alma no tiene ni un principio, ni un fin, esa alma vagara en su nuevo mundo,
en su nuevo paraíso de la muerte, vagara hasta que esos ojos logren brotar lágrimas,
hasta que esa sonrisa fría apague el brillo de esos dientes, hasta que la muerte sea
juzgada por ser cómplice de esto que llamo… soledad.