jueves, 10 de julio de 2008

El ensayo de mi camino...

Los rayos del sol perezoso comenzaban ya a posarse sobre mis cerrados ojos, la quietud y el silencio de la mañana inundaban la habitación. Cuando comencé a ser consciente de el nuevo día comprendí que tu piel no rozaba la mía, que tu calor no se mezclaba con el mío, que tu olor ya no era tan tangible como tu presencia. Sabia lo que en contraria al abrir los ojos, una almohada ahuecada por tu cabeza, pero sin está apoyada. Esperé unos minutos con los ojos cerrados para no ser consciente de tu ausencia, para vivir un poco mas con la felicidad de tu compañía, para engañarme aunque fuese durante un rato. Finalmente mis ojos se abrieron en principio el sol hizo que no viera, nada, consuelo para mi, que poco duró, me acostumbre a la luminosidad y vi lo que realmente había, nadie a mi lado. Me incorpore dolida por tu ausencia, por la repetición de este hecho cada mañana, por un día desperdiciado sin ti, al hacerlo pose la mirada sobre la cama y mi horror vino con la visión de las sabanas envueltas en lo que nos da la vida, en lo que recorre nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta, todo estaba mojado por .............. sangre. Al verlo mi instinto primario fue gritar pero tape mi boca reprimiendo lo y al hacerlo me percate de que mis labios estaban mojados, separe mis dedos y lo mire detenidamente, viendo como la sangre algo reseca los manchaba. Recordé lo sucedido la noche anterior, recordé para tal vez mi pesar. Habíamos vuelto de una cena tardía como tantos otros días, te invite a pasar y no te negaste, jugamos durante horas hubo un momento distinto, mi miraste a los ojos durante un rato, te quedaste helado mirándome, tu cuerpo comenzó a enfriarse y yo sorprendida callaba esperando una explicación que lógicamente no vino. De repente sumergiste tu rostro sobre mi cuello, lo bese apasionadamente y creo ahora comprenderla contención que tuviste que hacer contigo mismo, por lo que en vez de hacerme tuya para la eternidad cediste y lo dejaste en un prolongado tiempo, para lo que te separaste de mi, mordiste tu brazo suavemente, para mi aumentada sorpresa, y dejaste caer delicada mente sobre mi boca ese elixir. Recorrió mi garganta, era fuego vivo que se adentraba en mi y no podía hacer nada por impedirlo, sino que alcé mi cabeza en busca de mas, encontré tu herida y bebí............. bebí como jamás antes lo había hecho y desfrute.............disfrute como jamás lo había hecho. Tu sangre recorría mi cuerpo dejando el simple placer carnal como algo insulso. No podía parar, mi cuerpo quería mas, momento en el que me apretaste con cuidado y con mis labios manchados de ti me posaste sobre la almohada, cerraste mis ojos y me hiciste descansar. Si estas leyendo esto es que has vuelto a mi piso y sabes que me he ido, y lo he hecho por miedo a ti, a lo que eres, a lo que ya venia sospechando, a lo que no conozco y no comprendo.

Cuadro Artesanal Bailarina

Entrega / Calarcá - Eje Cafetero ✅ Artesanías y Arte / Cuadros Artesanales 🦋 Hecho a Mano 🤚 Hecho en Colombia 🇨🇴 Pedidos: ☎ 350 4...