domingo, 19 de abril de 2009

La Hija del Dragón

AHORA HA DESPERTADO NUEVAMENTE DENTRO DE MIS TANTAS SOLEDADES, A LO QUE TANTO LE TEME MI ALMA, AQUELLO QUE ANTE MIS ADENTROS CORROMPE Y A MIS AFUERAS ME ESTREMECE Y ME CONMUEVE ENORMEMENTE; MIS DUENDES DE CUENTOS DESPIERTAN LA ESENCIA COMPLETA DEL SER QUE SE ESCONDE EN LAS TINIEBLAS, QUE ESPERA PACIENTE EN LAS HORAS DE ANGUSTIA, QUE TE NOMBRA NUEVAMENTE Y RECLAMA TU PRESENCIA.
LA NOCHE AVANZA COMO PIDIENDO PERDÓN, PIDE PERDÓN POR QUE HA ACABADO CON EL DÍA; LAS LLAMAS, LAS ALMAS, EL CONSTANTE MURMULLO DE LOS MUERTOS QUE RETUMBAN EN MI MENTE DE OTRAS TANTAS VIDAS QUE HE ANHELADO. SIENTO TRISTEZA Y LÁSTIMA POR MIS MUERTOS, QUE VIVEN EN EL DÍA Y DUERMEN EN LA NOCHE, POR ESO NUNCA LOS VEO.
LOS CUCHILLOS Y LOS GRITOS DE LA HIJA DEL DRAGÓN. LA ESPERANZA SOSTENIDA, LA PASIÓN ENCENDIDA; AÚN NO SABEN QUE NO SOY YO QUIEN ESCRIBO… PERO NADIE DEBE SABERLO, SÓLO TÚ MI ALMA PACIENTE E INDECENTE QUE ME DELATA EN LA OSCURIDAD DEL ALBA QUE AMANECE Y QUE DUERME CUANDO MI YO DESPIERTA DE LOS MUROS DERRUMBADOS POR LA ESPERA.
AHORA… AHORA REALMENTE EL TIEMPO PARA Y SE DETIENE PARA OBSERVAR COMO CORRE DE LENTO EL DÍA ENTRE TANTOS ABRILES Y ENTRE TANTOS DESTINOS. EL CAMINO TRAZADO, LA RUTA ELEGIDA Y LA AUSENCIA. AQUELLA AUSENCIA QUE ME HACE SENTIR CON VIDA. DESPIERTA MI ALMA, LA LLAMA NUEVAMENTE Y ME LLEVA AL MUNDO QUE AÚN SIENDO REAL, NO ME PERTENECE. EL MUNDO NO ESTÁ PREPARADO PARA MI PRESENCIA, AUNQUE… PUEDE QUE SEA QUE LA HIJA DEL DRAGÓN SEA MI PRESENCIA, ESE YO QUE SALTA EN LLAMAS POR LO QUE NO VE Y AULLA POR LO QUE NO SIENTE.
LA AURORA HA DEJADO DE RESPIRAR.
EL CASTILLO SE DERRUMBA. NO CAIGAS ME DICE LENTAMENTE Y MI CUERPO SE BALANCEA Y ME TOMA ENTRE SUS GARRAS, ESA HIJA QUE ME LLAMA, EL DRAGÓN DE MI ALMA.