lunes, 3 de septiembre de 2012

No hacer nada


Un día cualquiera es bueno para hacer  nada, sentarse  frente al cerro, un árbol, tener contacto con la tierra, el agua de un río o sencillamente  tirarse, tumbarse, abandonarse en un sofá, un colchón, una hamaca, un césped, una estera.
Compartir la soledad consigo misma, sentir que tenemos un corazón que podemos escuchar, un vientre sobre el que podemos posar nuestras manos, observar  nuestras piernas y brazos, sentir todo nuestro cuerpo, sentirlo como propio, sentir nuestra capacidad de amar y ser amada, de entregarnos sin límites para aprisionar la intensidad de la vida.
Un día para sentir, no para pensar ni seguir adorando a la sacrosanta razón que hace perder los sentidos, que todo lo calcula, lo planifica y hasta define un día para hacer el amor.
Un día para estar de cara al sol sintiendo su tibieza o ardentía, bajo la lluvia, caminando para tomar conciencia de nuestra motricidad y no de hacia dónde se dirigen nuestros pasos, caminemos para hacer conciencia de este privilegio, no para exigir que nos lleven a seguir bajo la tiranía de “Producir, producir, producir”,
Tomemos un día para hacer nada y simplemente abandonarnos en los brazos de los sentidos y la vida.

Cuadro Artesanal Bailarina

Entrega / Calarcá - Eje Cafetero ✅ Artesanías y Arte / Cuadros Artesanales 🦋 Hecho a Mano 🤚 Hecho en Colombia 🇨🇴 Pedidos: ☎ 350 4...