jueves, 4 de septiembre de 2014

ME OLVIDO QUE TENGO QUE OLVIDARTE


No me mires así.... que mi pasión salta.... no produzcas brincos donde sólo hay calma.... no ves que trata mi alma de tirarte en el olvido ¡pero falla!

No me toques, no me mires, no me hables.... no me roces el corazón que me late.... no despiertes el huracán adormecido en las tristes corrientes sepulcrales.... no amenaces mis deseos ya vencidos en la guerra sin cuartel de la esperanza.... no rebusques ahora en mi presente.... hoy mi mundo se enfrenta aunque divague.... en batalla que abraza las pasiones y se lanza más segura en el combate....

No trates de decirme con tus manos lo que nunca dijeron tus palabras.... no bañes con dolor bravío el mundo impenetrable de mis lágrimas.... no tires de nuevo en el vació el intento de olvidarte....

No recorras ahora con tus manos mi cuerpo.... no roces ni un instante con tus dedos mi carne.... que yo sé que nunca llegarás a ser mío.... y es mejor la libertad para las aves.... no acerques tu cuerpo al mío, no abras caminos en la nada.... no retomes a pisotear las huellas que en el sendero se hallan....

Deja que me quede con mis sueños.... duérmete de nuevo en el pasado.... no produzcas en mí las sensaciones para que luego me tires al letargo....

No golpees con tu mirada el volcán del recuerdo.... que me obligas de nuevo a recordarte.... no destruyas con tus dedos el azul eterno... que yo misma lo pinté al esperarte.... no construyas esperanzas sin el suelo.... la muralla destruida no levantes.... no toques nunca más mi cuerpo.... ¡que me olvido que tengo que olvidarte!