martes, 21 de julio de 2015

Dulce Locura...


La decadencia de su alma, encendida por la pérdida, ensombrecida por la amarga sensación de la soledad.

Sufrimiento casi eterno, cada encuentro un dolor en el alma, cada recuerdo una guerra,una guerra en su interior que arrasaba lentamente con la poca cordura que tiempo atrás tuviera.

Tiempos en los que era una luz en la oscuridad, tiempos en los que junto a él la pena y el dolor no existían.

Dolor en cuerpo y mente cuando todo acabo, cuando la soledad volvió a tomarlo como a un hijo, adicto a la pena y el dolor, perdiendo la razón, perdiendo la vida cada día, muriendo cada instante, viviendo en agonía.

Cubierta por un manto de sombra, una niebla impenetrable y la certeza de que ya nada quedaba de si mismo.

Vagas imágenes de cinismo y dolor, falsas verdades, sentimientos ocultos, amores no correspondidos, almas atormentadas y lagrimas que en la noche se mezclaban con su sangre.

Aquellas noches de automutilación consciente, vagos recuerdos volvían a su mente, no por vez primera pensaba en él, ya tiempo atrás había tenido una oportunidad la cual dejo ir, pero con nueva experiencia, con energías renovadas, sin miedo al sufrimiento volvió para buscarlo, salir de su encierro, volver a la vida.

No tenia nada que perder pues ya lo había perdido todo, y por primera vez no temió un encuentro, por primera vez la espera valió la pena, en ese instante en que sus labios al fin se encontraron, en ese instante se dio cuenta de que tenia una nueva oportunidad para vivir, lo había encontrado.

Miro sus ojos, se perdió en ellos y allí en donde el tiempo no existe se vio una vez mas.

Allí en sus ojos me encontré nuevamente.

Se que mi cordura no volverá, se que mi equilibrio no se restablecerá, pero podré disfrutar de esta locura, amarga, sombría y llena de placer...una dulce, dulce locura...