jueves, 20 de agosto de 2015

Libertina Condena II

Y reposarán en tu cuerpo mis heridas,
se encadenaran a ti como el dolor y la alegría.
Alegría de quienes parten para seguir su camino,
y el dolor de quienes quedan deseando encontrarse contigo.
¡Oh muerte, libertina condena!

Que arrastras mucho odio de quienes siguen en la tierra,
esperando en ti la salvación de sus penas.
Desilusión al final cuando se atan cadenas,
al triste destino de ser un alma más, un alma en pena,
que ahora como ente maldicen tu esencia.
¡Oh muerte, muerte serena!